Los virus debatiéndose entre la vida y la “no-vida”

¿Qué es la vida?

La primera vez que pensé sobre el concepto de vida fue cuando una maestra en la primaria nos enseñó que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. Entonces creí que la vida era eso, la manera de hacer y responder a las cosas desde el nacimiento hasta la muerte. Y en cierto modo, la vida sí es eso, por eso se escriben biografías, textos que narran la historia de los logros y fracasos de personas que sufrieron, gozaron, amaron, odiaron, aprendieron, olvidaron, sintieron, razonaron, destruyeron y crearon. De hecho, si echamos un ojo al diccionario de la lengua española, resulta que las definiciones comunes de vida incluyen palabras como “fuerza” o  “energía” y otras, acuden a verbos como “estar” o “ser”. Entonces, podemos notar que, en efecto, las definiciones no se refieren a un objeto que se llama “vida” sino que hacen alusión al movimiento, aquello que evidentemente reconocemos como el acto de vivir. Entonces, ¿cuáles son esos actos?, ¿nacer, crecer, reproducirse y morir, cierto? Bien podríamos convenir en decir que sí y terminar esta reflexión. Pero, si la curiosidad nos mata, podemos darnos cuenta de que la vida es eso y más. 

La vida y la muerte están entrelazadas. “Todo es vanidad” (1892). Ilustración de Charles Allan Gilbert que representa la inevitabilidad de la muerte. Dominio público

En particular, ésta es una definición que no nos permite distinguir efectivamente a lo vivo de lo no vivo. Por ejemplo, sobre el fuego, que no es considerado un ser vivo, podríamos decir que nace a partir de una reacción química, crece cuando lo alimentamos con más combustible, se reproduce cuando se encuentra con una nueva fuente de combustible y muere cuando se le agota el combustible, el oxígeno o el calor. ¡Qué calamidad! Afortunadamente, la biología, como disciplina científica que se encarga de estudiar a los seres vivos y su relación con el entorno, se ha encargado, a través de la descripción detallada de animales, hongos, plantas y microorganismos, de identificar las propiedades más esenciales de los seres vivos, las cuales tienen implicaciones más allá de lo que representa el acto de la vida humana, y nos permiten construir una mejor noción sobre lo que es la vida.

El fuego tiene propiedades similares a las de un ser vivo. En la película “Macario”, dirigida por Roberto Gavaldón, cada vela representa la vida de una persona. Macario (1960). Forografía: Gabriel Figueroa

¿Cuáles son los rasgos que distinguen a lo vivo de lo “no-vivo”?

Podemos enumerar varias particularidades de los seres vivos: 

  • Están compuestos de una o más células (tienen membranas de grasa que los delimitan del entorno)
  • Tienen un metabolismo autónomo (debido a la presencia de proteínas capaces de acelerar reacciones químicas. A la vez, éstas proteínas son producidas sin ayuda externa)
  • Se replican de manera autónoma (las instrucciones para producir un organismo son pasadas de una generación a otra. Éstas se almacenan en moléculas de DNA)
  • Evolucionan (cuando se replican ocurren cambios que se heredan)

Una característica adicional de los seres vivos es que todos cumplen con los criterios enlistados. Ésto no sucede con entidades no-vivas que pueden presentar algunas de estas propiedades pero nunca todas al mismo tiempo.

Propiedades de los seres vivos.

¿Y qué onda con los virus?

En su forma más simple, podemos entender a los virus como DNA o RNA (una molécula muy parecida al DNA) encerrado en una cubierta de proteínas. Como podemos darnos cuenta los virus pueden parecerse mucho a los seres vivos, pues tienen proteínas e instrucciones para producir virus nuevos. Algunos, además, tienen una envoltura de grasa parecida a la membrana celular. Y, quizás una de las propiedades más controversiales en el debate sobre si los virus están vivos o no, es que tienen la capacidad de evolucionar. Sin embargo, los virus también se caracterizan por depender estrictamente de una célula para llevar a cabo todas sus funciones. Ésta dependencia permite que en cada uno de los puntos encontremos detalles que nos revelan que la membresía de los virus es en el universo de lo “no-vivo” (nótese que en lugar de decir muerto usamos la expresión “no-vivo”, porque solamente los seres vivos tienen la capacidad de morir): 

  1. Los virus no son ni están hechos de células. Algunos virus tienen envolturas de grasa parecidas a la membrana celular, pero ésta no es producida por los virus sino que se la “roban” de la célula.
  2. Los virus no tienen metabolismo. Las proteínas que forman a los virus sólo desempeñan un rol estructural. Algunos pueden tener proteínas capaces acelerar reacciones químicas pero sólo cuando están dentro de la célula. Además, son incapaces de producir sus propias proteínas.
  3. Los virus no se pueden replicar de manera autónoma. Aunque tienen DNA o RNA, la replicación sólo ocurre dentro de la célula, que es la que produce los recursos necesarios para la replicación. 
  4. Los virus no evolucionan por su propia cuenta, es la misma célula la que los hace evolucionar. Esto es análogo a la manera en la que evoluciona la tecnología. Por ejemplo, los teléfonos celulares se producen por millones y a lo largo de su historia se han vuelto más ligeros, han adquirido pantallas más grandes y una mayor capacidad de procesamiento de información. Estos cambios no han sido propiciados por los celulares mismos sino que es el ser humano el que los ha reproducido y modificado a placer.

Comparación entre virus y una célula

Entonces, podemos concluir que los virus fallan en cumplir con cada uno de los criterios para identificar a un ser vivo y que, por lo tanto, los virus no están vivos. De hecho, podemos notar que su obstáculo más grande es la falta de autonomía, pues en ausencia de una célula los virus no son más que materia orgánica inanimada. 

Referencias

https://dle.rae.es/vida?m=form

https://www.gaceta.unam.mx/acercamiento-al-concepto-de-vida/

Texto por Alejandro Miguel Cisneros Martínez

Publicado por Laboratorio Origen de la Vida

Página creada por el Laboratorio de Origen de la Vida, Departamento de Biología Evolutiva de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: